boletim

o meio é a massagem

Arquivo para méxico

Alerta vermelho ao mundo: o zapatismo está em perigo

El zapatismo ha lanzado una impactante alerta roja a México y al mundo. Lo más grave no es sólo el agresivo hostigamiento paramilitar de siempre, sino que el peligro no quiere ser percibido por importantes sectores de la sociedad mexicanaque, irresponsablemente, parecen ignorar el riesgo de este momento. Y si el zapatismo es destruido, perderá México, perderá América Latina, perderá la Humanidad.

Jorge Alonso

En qué contexto se produjo la alerta roja que el zapatismo ha lanzado al mundo? Los zapatistas, la revista “Contrahistorias” y la Universidad de la Tierra convocaron a un Coloquio Internacional para discutir el futuro del planeta Tierra y la situación de los movimientos antisistémicos, que se realizó a mediados de diciembre de 2007 en las instalaciones de la Universidad de la Tierra.

El local no podía ser más simbólico. Se trata de una universidad para las comunidades indígenas que vive plenamente su autonomía. No recibe nada del gobierno. Ni siquiera la luz. Los que en ella trabajan producen su propia energía eléctrica. Controlan también su propia agua. En una granja los alumnos y alumnas se capacitan en el cultivo de productos orgánicos. El plantel cuenta con talleres de electricidad, herrería, mecánica y artesanías. Quienes vienen de las comunidades eligen qué quieren aprender y el tiempo que pueden quedarse. En esta universidad de educación no formal se realiza un seminario permanente que lleva el nombre de Inmanuel Wallerstein, científico social que abrió las conferencias del Coloquio Internacional.

EN UN MUNDO CAMBIANTE

Wallerstein se refirió al declive geopolítico de Estados Unidos y profundizó en las estrategias antisistémicas. Planteó que antes del movimiento mundial de 1968 esas estrategias estaban centradas en la toma del poder estatal para transformar el mundo, mientras que hoy se buscan alianzas entre fuerzas antisistémicas al estilo de La Otra Campaña zapatista. Defendió la necesidad de mantener el Foro Social Mundial como la única expresión internacional de respuesta multivariada al poder global del capital.

El director de la revista “Contrahistorias”, Carlos Aguirre Rojas, se alegró de un coloquio como ése, donde participaban un teórico altermundista como Wallerstein, junto a Marcos, vocero del zapatismo, uno de los movimientos antisistémicos más avanzados del mundo. Señaló que en estos movimientos ya no aparece un actor central, las estructuras no son jerárquicas y se inventan organizaciones desde abajo y desde la izquierda, generándose una gran variedad de resistencias ante el capitalismo.

En el Coloquio, la feminista Sylvia Marcos llamó a valorar las contribuciones de las mujeres en los movimientos antisistémicos, al insubordinarse contra las sujeciones que sufren las mujeres bajo el capitalismo y al generar nuevas concepciones y nuevas prácticas. Criticó las contradicciones patriarcales, resaltando la que consiste en pensar que lo relativo a las mujeres sólo a ellas compete y no a todos. Expresó su alegría porque una guerrilla como la zapatista se hubiera propuesto como señal propia la igualdad de las mujeres. Defendió la necesidad de alianzas con otros movimientos y el abrazar otras problemáticas para que la agenda común resulte viable.

¿QUÉ ES HOY LA ESPERANZA?

Gustavo Esteva -impulsor y difusor de la obra de Iván Illich- activista e ideólogo de movimientos populares como el de los pueblos de Oaxaca, expuso que había terminado la era de la economía mundo capitalista y que el imperialismo estadounidense había llegado a su fin, pues aunque todavía podía capturar mentes y corazones, ya no tenía la hegemonía cultural. Siendo ya el neoliberalismo un cascarón, llamó la atención de que el fin de esta era generaba caos y producía nuevas oleadas reaccionarias y fundamentalismos religiosos. Explicó que hoy algunos quieren volver a las ya imposibles modalidades del Estado de bienestar y otros regresar al socialismo. Pero ese socialismo es inviable por su perspectiva economicista, tanto en su filosofía como en su ejercicio. Esteva exhortó a renunciar al socialismo y señaló que los nuevos movimientos sociales, por haber nacido en la vieja era enfrentaban dificultades para convertirse en antisistémicos.

Hizo un análisis del movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, la APPO, y sostuvo que el zapatismo era fuente de inspiración para los movimientos antisistémicos. Pensando todo de nuevo, propuso encauzar el descontento general transformando protestas y denuncias en iniciativas viables y la resistencia en liberación a partir de la articulación de bolsas de resistencia, construyendo formas autónomas de organización de la vida social más allá de la lógica del capital. Planteó que aunque no parecía posible proponerse la convergencia de todas las organizaciones que pretendían ubicarse a la izquierda, eso no implicaba aceptar la división y caer en la manía que convierte al compañero en el enemigo principal. Citando a Berger, afirmó que “nombrar lo intolerable en un mundo cada vez más desesperado era en sí mismo la esperanza”. La esperanza -dijo- no es la convicción de que las cosas ocurren como uno las piensa sino la convicción de que luchar tiene sentido, independientemente de lo que ocurra.

LA VOZ DE CUBA

El cubano Gilberto Valdés, colaborador del Centro Memorial Dr. Martin Luther King Jr de La Habana, habló de la cultura de resistencia en su país, lo que ha propiciado un pueblo muy participativo. Analizó el debate actual en la isla, en el que la gente está buscando soluciones a problemas de todo tipo y tamaño. A finales de 2007 se habían reunido más de dos millones de propuestas puntuales para responder a los problemas cotidianos y a la burocratización. Afirmó que la revolución cubana lo ha seguido siendo porque es una revolución “que sabe bailar y que canta”. Señaló que en el nuevo escenario latinoamericano, que tiene una lógica anti-imperial emancipatoria y libertaria y busca enfrentar la lógica perversa de la mercantilización, un gran desafío es saber construir un modelo de bienestar alternativo.

MI APORTE EN EL COLOQUIO

En mi turno analicé los movimientos sociales que estaban construyendo una profunda crítica al neoliberalismo y al capitalismo. Planteé que había una diversidad de poderes. El más conocido, aquel por el cual un grupo o persona consigue que otros hagan lo que él quiere. Este tipo de poder puede apoyarse en la fuerza o en formas sutiles de aceptación por la construcción asimétrica del consenso, y siempre es opresor. Es un poder de suma cero: lo que uno gana lo pierden los otros. Hay otra clase de poder que no se acapara sino que, al compartirse, se multiplica. Es por ejemplo, el poder de las decisiones comunes. El “mandar obedeciendo” de los zapatistas es una especie de poder diverso al que está acostumbrado el capitalismo.

En el estudio de los movimientos sociales una regla básica ha sido que hay que aprender de lo que hace la gente. Aunque no debemos caer en maniqueísmos, porque muchos también pueden equivocarse al expresar socialmente la ideología dominante, que no pocas veces tienen introyectada y asumida, al vivir la alienación capitalista. En todo caso, hay que distinguir el poder opresor de las formas incipientes de poderes alternativos.

Abordé cómo los movimientos estaban mostrando que un instrumento importante contra poderes de dominación concentrados y ubicuos eran las convergencias entre los movimientos emergentes. Aclaré que no hablaba de convergencias entre movimientos y partidos, pues además de que la clase política ha caído en un deterioro irreversible, la forma partido corresponde a estructuras ya caducas del modelo industrial. Por eso, resulta imperativo buscar nuevas formas de hacer política, como lo están haciendo los zapatistas.

Las convergencias se inscriben en un proceso donde ya no se puede postular a un actor privilegiado del cambio, sino a una calidoscópica panoplia de agentes. Las convergencias incluyen a ese conjunto de sujetos plurales que van coincidiendo, que se van identificando, que van planteando una meta común de transformación. Se trata de una nueva masa que supera la dispersión, la fragmentación, y la expresión meramente espontánea con innovadoras formas orgánicas de nuevo tipo. Se va fraguando así un conglomerado diverso y plural. Muchos movimientos sociales han ido demostrando que para acceder a otros mundos posibles en los que imperen la justicia, la libertad, la igualdad y el respeto a la vida se requiere de la construcción de convergencias.

¿UN NUEVO SOCIALISMO?

El sacerdote belga François Houtart -fundador y miembro del Consejo Directivo del Foro Social Mundial y representante del movimiento altermundista- profundizó en lo que debía ser el Socialismo del Siglo XXI. Aceptó que hablar de socialismo lleva a una temática controvertida. Algunos piensan que hay que abandonar tanto la idea de capitalismo como la de socialismo porque son dos caras de una misma moneda. Otros repudian el término por sus lastres, como el estalinismo. Hizo ver que acciones sin aporte reflexivo conducen a revueltas sin futuro. Enfatizó que un proceso social no se decreta, pues es el resultado de actores concretos. Profundizó en el carácter destructor del capitalismo, tanto de la Naturaleza como del trabajo humano, afirmando que nunca había sido tan profundo y acelerado como en el período neoliberal.
Tomando las lecciones de la historia, la experiencia de los movimientos sociales y de sus convergencias delineó los ejes de un postcapitalismo o de un nuevo socialismo: utilizar sustentablemente los recursos naturales, privilegiar el valor de uso sobre el valor de cambio, establecer una democracia generalizada, no solamente política, representantiva y participativa, sino en todas las relaciones sociales y económicas. Esto implica otra filosofía del poder, y construir la multiculturalidad.

HABLA EL MST Y VÍA CAMPESINA

El abogado brasileño Ricardo Gebrim, integrante del Movimiento de los Sin Tierra, delineó cómo en Brasil hay un proceso de consulta popular similar al de La Otra Campaña impulsada por el zapatismo. Insistió en que el zapatismo ha sido un ejemplo pedagógico para muchos movimientos. Planteó que muchos procesos, como el de Bolivia, más que un evento electoral, eran actos insurreccionales que venían de luchas de resistencias de muchos años atrás. Relató que, aunque el Movimiento de los Sin Tierra había apoyado a Lula, se encontraba ahora en un proceso de construcción alternativa, pues la democracia actual es un conjunto de mecanismos de dominación del capitalismo. El MST está en un momento de construcción de unidad amplia y de emergencia de un pensamiento estratégico.

El experto en alimentación Peter Rosset, integrante de la organización mundial denominada Vía Campesina, destacó que los procesos de re-territorialización por parte del capital son una guerra genocida contra los indígenas, los campesinos y los pescadores. Habló de la desestructuración del campo, de su privatización y de su control por parte de empresas transnacionales, empeño en el que utilizan un falso ambientalismo para justificar el despojo a los pueblos indios de tierras, agua y recursos de todo tipo. Informó de las alianzas que se están dando entre movimientos campesinos sistémicos y movimientos campesinos antisistémicos. El intercambio de experiencias y debates puede hacer que los movimientos sistémicos se conviertan en antisistémicos. Relató que el ejemplo zapatista llegaba hasta tierras muy lejanas y en Tailandia se hacen Caracoles como los de los zapatistas.

¿LO VIEJO, LO NUEVO?

El director de la revista “Rebeldía”, Sergio Rodríguez Lascano, revisó los principales cambios que había experimentado el capitalismo. Hizo ver cómo la guerra era un factor productivo en el que estaban involucradas las transnacionales. Sostuvo que las Juntas de Buen Gobierno Zapatistas sólo podrían mantenerse si se multiplicaban. Alertó sobre los conceptos: no hay que verlos como viejos o nuevos, sino como útiles o inútiles para entender una realidad y transformarla.

El filósofo argentino radicado en México, Enrique Dussel, de quien acaba de aparecer el libro “Política de iberación. Historia mundial y crítica”, señaló que la política era la filosofía primera, pues permite entender de dónde surgen los pensamientos, desde dónde se enuncian. Según él, el “mandar obedeciendo” de los zapatistas es lo contrario a la definición weberiana. Recordó que cuando el poder se hace autorreferente se convierte en fetichismo del poder.

PALABRAS SUBVERSIVAS,
OJOS QUE HABLAN

El arquitecto especialista en energía Jean Robert habló de la acción antisistémica en tiempos de crisis y afirmó que el sistema capitalista está en crisis pero no se derrumba. Sobrevive con inercias y, al volverse ilegítimo, asienta su poder en la violencia. Planteó una pregunta fundamental: cómo evitar que los mecanismos de retroalimentación del sistema devoren a las resistencias. Exhortó a examinar si el sistema de dominación no aprende de las resistencias y a detectar si ese aprendizaje no lo refuerza. Otro aspecto que trató fue el del lenguaje. Las lenguas occidentales nos hacen hablar de “capitalismo” y así el capitalismo parece un horizonte único. Hechos del lenguaje cotidiano alimentan una visión y una forma de pensar que refuerza el sistema. Pero eso, los que hablan lenguas no occidentales pueden tener palabras subversivas. Llamó a descapitalizar nuestra mente.

El escritor británico John Berger aconsejó ver más allá de las palabras, pues lo que percibimos es más importante que el nombre que le damos. Relató su visita a la Junta de Gobierno de Oventic y señaló las cuatro cosas que le llamaron la atención: que tienen autoridad sin rasgos de autoritarismo; que los pasamontañas en lugar de hacer a los zapatistas menos humanos los hacen más visibles, pues la expresión de los ojos es la menos controlable de las expresiones, y en esos ojos vio sinceridad; que la resistencia puede producir fatiga y que hay que consolar la fatiga; y que al contar su historia local y su lugar en el mundo los zapatistas representaban la antítesis de todos los políticos de derecha y de izquierda, y esa oposición estaba en sus cuerpos, mentes y almas.

LAS MENTIRAS SISTEMÁTICAS
Y LOS MIEDOS QUE CIEGAN

Pablo González Casanova confesó que con los zapatistas le sucedía algo que no le pasaba en las grandes universidades del mundo: sentía preocupación por si iba o no a pasar el examen. Habló sobre las mentiras coherentes y las mentiras científicas -como las usadas por el Banco Mundial que se justifican por el principio de autoridad-, a las que no sabía si llamarlas engaños o autoengaños. Afirmó que el salario era una mentira sistémica mantenida, pues pagando trabajo “libre”, pagando lo que vale esa mercancía en el mercado libre, esconde la explotación. Valoró los conocimientos “prohibidos”, muchos muy importantes para que los de abajo avancen. Las prohibiciones son precisamente para evitar que la gente piense diferente. Se refirió a la violencia sicológica y de intimidación, que conduce a ambigüedades y afirmó que el miedo es un problema epistemológico, porque impide conocer. Aludió a lo que se dice y a lo que se hace: unos se proclaman socialistas y apoyan políticas neoliberales. Hay quienes dicen que el imperialismo ya no existe -dijo-, pero brindó datos actuales que muestran su vigencia. Los que lo “mataban” lo hacían de manera prematura. Lo que sí se había acabado era el socialismo, del que se habían apoderado los burócratas.

NAOMI KLEIN:
EL CAPITALISMO DEL DESASTRE

La combatiente altermundista y periodista Naomi Klein se refirió a lo que trata en su último libro, “La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre”. Reconoció que el movimiento antisistémico mundial había nacido en Chiapas. Planteó que la etapa actual es de ascenso del capitalismo del desastre. Habló de los movimientos que en el Norte se oponen al dominio de las corporaciones, pero reconoció que después del 11 de septiembre algunas resistencias en el Norte se resquebrajaron y movimientos que se debilitaron. El mecanismo del capitalismo del desastre es utilizar el estado de shock o de excepción para imponer las medidas neoliberales. En el abandono de las políticas públicas se aprovechan los desastres para la privatización. Se debilita al Estado para fortalecer a las corporaciones. Una fuerza poderosa que enfrenta esto es la resistencia al shock. Hay pueblos que por su memoria histórica resisten. Lo que pasó en Argentina en 2001 y en Madrid en 2004 fueron ejemplos de resistencias al shock. Porque hoy peligra la vida misma, llamó a combatir las narrativas capitalistas con narrativas anticapitalistas.

TIEMPO DE PREGUNTAS FUERTES Y RESPUESTAS DÉBILES

Aunque había sido invitado, no pudo acudir el investigador portugués Boaventura de Sousa Santos, quien acostumbra a ver el mundo desde el Sur. Por sus últimos escritos podemos intuir qué podía haber planteado. Ha sostenido que la globalización de la forma más antisocial del capitalismo es el neoliberalismo. Ha criticado la conversión del comunismo chino a la más salvaje forma de capitalismo: el estalinismo de mercado. Ha dicho que revolución, socialismo, comunismo e incluso reformismo parecen haber sido escondidos en los cajones más altos del armario de la historia, ahí donde sólo llegan los coleccionistas de desgracias.

Ha denunciado la exclusión, la opresión, la destrucción de los medios de subsistencia y sostenibilidad de grandes poblaciones del mundo. Estas situaciones han provocado acciones de resistencia que han permitido articular alianzas en lugares distantes del planeta -por las tecnologías de la información y la comunicación- y luchas mediante lazos locales/globales. Así se ha ido construyendo desde abajo una globalización alternativa a la neoliberal. Insiste en que para entender los nuevos movimientos se necesita una nueva teoría social y nuevos conceptos analíticos. Sostiene que nuestro tiempo está asistiendo a la crisis final de la hegemonía del paradigma de la modernidad occidental, y que lo propio de esta época de transición es el ser un tiempo de preguntas fuertes y respuestas débiles. Las preguntas fuertes se refieren a las raíces y fundamentos que han creado el horizonte de posibilidades entre las que es posible elegir. Son preguntas que provocan perplejidad. Las respuestas débiles son las que no pueden acabar con esa perplejidad.

Hay discrepancias entre la fuerza de las preguntas y la debilidad de las respuestas. En vez de pretender que la perplejidad es absurda o debe ser eliminada, hay que transformar la perplejidad en un síntoma de la complejidad subyacente. La perplejidad se convierte en un nuevo campo abierto de contradicciones, en el que se produce una competencia entre diferentes posibilidades. Y en ese espacio hay lugar para la innovación. Mientras la respuesta débil-débil es inmovilizante, la respuesta débil-fuerte es una invitación a movilizarse asumiendo el riesgo.

Boaventura está convencido de que la comprensión del mundo excede los lineamientos occidentales. La práctica recurre a una especie de bricolage teórico de acuerdo a las necesidades del momento. La democracia radical es concebida como la transformación de unas relaciones de poder desiguales en unas relaciones de autoridad compartida en todos los campos de la vida social; una lucha por la igualdad y el reconocimiento de la diferencia; privilegiar la rebelión y el no conformismo; un esfuerzo por no convertir a los militantes en funcionarios. La diversidad, más que un obstáculo para la unidad se convierte en una condición para la unidad. La fragmentación y la atomización son la cara oculta de la diversidad y la multiplicidad. Las disputas teóricas deben darse en el contexto de acciones colectivas concretas, porque las resistencias no se dan en abstracto. Las acciones colectivas transformadoras inician en función de los conflictos establecidos por los opresores. Y él éxito de estas acciones consiste en su habilidad para cambiar el terreno y los términos del conflicto durante la lucha.

HABLA MARCOS: LA TEORÍA

Las presentaciones tuvieron un agudo y lúcido contrapunto: las siete intervenciones del Subcomandante Marcos, que él englobó con el título “Ni el centro ni la periferia”. En la primera, subtitulada “La geografía y el calendario de la teoría”, empezó diciendo que exponía las bases de una teoría tan otra que era práctica. Recordó que una mujer joven le había dicho que si su revolución no sabía bailar, que no la invitara a esa revolución. Prosiguió explicando cómo la piedra conceptual al tocar la superficie de la teoría, produce una serie de ondas que afectan y modifican distintos quehaceres científicos y técnicos. Esto se mantiene hasta que una nueva piedra conceptual cae y una nueva serie de ondas cambia la producción teórica. Depende de la densidad de la producción teórica el que alcance a la orilla de la realidad.

Criticó el afán aséptico que se impone a las ciencias sociales, que conduce a la tesis de que si la realidad no se comporta como indica la teoría, peor para la realidad. Se utiliza la teoría para ocultar la realidad y para garantizar la impunidad. Se refirió a lo dicho por quien se presenta como Presidente de México, basado en un fraude electoral, que afirmó que las catástrofes que asolaron a finales de 2007 a Tabasco y a Chiapas se debían a la luna, para ocultar su responsabilidad y la de quienes lo antecedieron. Criticó mordaz y festivamente la idea del medio intelectual progresista, según la cual se pueden transformar las relaciones sociales sin luchar y sin tocar los privilegios de que disfrutan los poderosos.

Presentó algunas tesis sobre la lucha antisistémica. Primera: no se puede entender y explicar el sistema capitalista sin el concepto de guerra. Segunda: las formas que utilizan los capitalistas para aumentar sus ganancias son el aumento de la productividad, la producción de nuevas mercancías y la apertura a nuevos mercados. Tercera: esto lo consiguen con la conquista y reconquista de territorios y espacios sociales por los que antes no tenían interés, como conocimientos ancestrales y recursos naturales. Cuarta: refuta la tesis de que el capitalismo colapsará por sí mismo. Quinta: defiende que la destrucción del sistema capitalista sólo se realizará si uno o muchos movimientos enfrentan y derrotan el núcleo central del capital, que es la propiedad privada de los medios de producción. Sexta: las transformaciones reales de una sociedad son las que van dirigidas contra el sistema en su conjunto. Séptima: las grandes transformaciones no empiezan arriba sino con movimientos pequeños, con conciencia organizada de grupos y colectivos que se conocen y reconocen mutuamente abajo y a la izquierda y que construyen otra política.

HABLA MARCOS: LA DIFERENCIA

La segunda intervención de Marcos fue “El calendario y la geografía de la diferencia”. Las teorías surgidas en las metrópolis se exportan a la periferia, donde sufren los “atorones” de esas geografías. Puso como ejemplo un feminismo metropolitano que se quiere imponer a las comunidades, sin consultar y entender lo que ya se está haciendo. En contraste, se refirió a lo que están haciendo las mujeres zapatistas y los de La Otra Campaña, en una de las luchas antisistémicas más pesadas, complejas y continuas por la igualdad y la diferencia, que harían temblar no sólo al sistema patriarcal en su conjunto sino a quienes apenas están entendiendo la fuerza y el poder de esa diferencia.

HABLA MARCOS:
LA DESTRUCCIÓN

En su tercera intervención, “El calendario y la geografía de la destrucción”, Marcos criticó a los que invitan a dejar de preocuparse por el que explota, despoja, reprime y desprecia, para discutir y acordar lo que sigue a esa pesadilla. Dijo que la soberbia suele ser mala consejera en cuestiones prácticas y teóricas. Habló de las destrucciones de la Naturaleza -deforestación, contaminación, desequilibrio ecológico-, y de las mal llamadas catástrofes “naturales”, que ocultan la sangrienta mano del capital que acompaña esas desgracias.

Analizó la catástrofe padecida en Tabasco y Chiapas con un millón de afectados. Recordó que el autodenominado Presidente había pintado una tragedia casi divina en la que no tenía nada que ver el modelo de desarrollo que ha llevado a tapar los viejos caminos del agua. Las inundaciones habían sido un crimen por el desfogue de la presa Peñitas, acaparada por intereses particulares para la producción eléctrica. En contraste con la actuación de los políticos, Marcos resaltó la solidaridad de la población, sobre todo la que hace el pueblo pobre al pueblo pobre. En este punto narró cómo los zapatistas llevaron ayuda a comunidades incomunicadas, cosa que no apareció en los grandes medios de comunicación.

Marcos habló de Cuba, de su historia, que es una larga trenza de dolor y dignidad, del desafío descomunal de constituir un destino propio de Nación, de su socialismo. Destacó que su rebeldía le había costado sufrir un bloqueo económico y una gigantesca campaña de desprestigio por el poder estadounidense. Las comunidades zapatistas enviaron maíz a Cuba, más que como ayuda efectiva, como señal de reconocimiento, respeto y admiración.

HABLA MARCOS: LA TIERRA

En su cuarta intervención, “El calendario y la geografía de la tierra”, Marcos describió los usos y abusos de los finqueros en tierras chiapanecas antes del levantamiento zapatista. Denunció que uno de ellos, Constantino Kanter, aliado de López Obrador, había acuñado la frase “En Chiapas es más valioso un pollo que un indígena”. Recordó que en 1994 los zapatistas combatieron contra el ejército federal y el gobierno central de entonces, formado por varios personajes que ahora se encuentran en el lopezobradorismo. El zapatismo no dejará de hablar de sus perseguidores, verdugos y asesinos. Dijo que si los zapatistas hubieran apoyado la supuesta opción contra la derecha, habrían traicionado a sus muertos.

Se refirió a la ley revolucionaria de las mujeres y a la ley agraria revolucionaria. Por ésta, los finqueros habían sido expulsados de sus grandes propiedades y esas tierras se repartieron entre los indígenas. Cuando la tierra pasó a manos de los zapatistas se desarrollaron los procesos que se pueden apreciar ahora en sus territorios: avances en gobierno, salud, educación, vivienda, alimentación, comercialización, cultura, comunicación, participación de las mujeres, etc. Los zapatistas han recuperado la capacidad de decidir su destino, lo que entre otras cosas implica el derecho a equivocarse por ellos mismos.

HABLA MARCOS: EL MIEDO

Marcos se refirió en su quinta conferencia, “El calendario y la geografía del miedo”, a la libertad. Hay que construirla en colectivo y no se puede construir sobre el miedo al otro que, aunque diferente, es un igual. Más que la cantidad de personas de un movimiento, más que su impacto mediático o la contundencia de sus acciones, lo claro y radical de su programa, lo más importante, es la ética. Apuntó a la no-ética de arriba, que era la ética del miedo. El sistema capitalista se puede definir como el imperio el miedo.

Hay muchos miedos. El de género, que no sólo implica el miedo de la mujer al hombre y viceversa, sino el miedo de mujer a mujer y de hombre a hombre. El miedo de generación, el miedo del otro, el miedo de raza… Afirmó que entre los zapatistas no hay jerarquía de ámbitos. No sostienen que la lucha por la tierra es prioritaria sobre la lucha de género, ni que ésta sea más importante que la del reconocimiento y respeto a la diferencia. Los zapatistas quieren un movimiento amplio con objetivos claros: una transformación radical que implica la destrucción del sistema capitalista. Piden que se les reconozcan sus derechos, que los dejen ser lo que son y como son. No les interesan los puestos ni los cargos ni los premios ni los honores. Quieren poder levantarse cada mañana sin que el miedo esté en la agenda del día: miedo a ser indígenas, mujeres, trabajadores, trabajadoras, homosexuales, lesbianas, jóvenes, ancianos, niños… y eso no es posible en el sistema capitalista.

HABLA MARCOS: LA MEMORIA

En su sexta conferencia Marcos habló de “El calendario y la geografía de la memoria”. Subrayó que el alzamiento zapatista había sido contra el olvido. Distinguió la mirada de los zapatistas de la mirada a los zapatistas. Abundó sobre la respetuosa mirada que tuvo siempre sobre ellos Andrés Aubry, en cuyo honor se hacía el Coloquio. Alertó acerca de que quienes los miran no son capaces de abarcar todo lo que había sido, era, significaba y representaba el movimiento zapatista. No obstante, la mirada de los científicos sociales, de los analistas y de los artistas era una ventana para que otras y otros los miraran. Había que ser conscientes de que esa ventana sólo mostraba una pequeña parte de la gran casa del zapatismo. Entre lo que no se veía estaba, por ejemplo, la resistencia cotidiana y heroica de las comunidades.

HABLA MARCOS:
HUELE A GUERRA, ALERTA ROJA

Para la séptima intervención Marcos se guardó la reflexión acerca de “El calendario y la geografía de la guerra”. Partió del carácter belicista del capitalismo, una forma de obtener ganancias. Para profundizar y entender claramente esto recomendó leer el reciente libro de Naomi Klein. Anunció que era la última vez, al menos en un buen tiempo, que salían para actividades de este tipo: coloquios, mesas redondas, conferencias, entrevistas…. Afirmó que el EZLN era un ejército, muy otro, pero un ejército. Planteó que, como hacía tiempo no ocurría, las comunidades zapatistas estaban siendo agredidas. Y que era la primera vez que ante esto la respuesta social -nacional e internacional- era insignificante o nula. Y que era la primera vez que esas agresiones provenían descaradamente de gobiernos de supuesta izquierda.

Se refirió a que en el periódico del día en que estaba hablando se podía leer que el personaje representativo de los finqueros chiapanecos, Constantino Kanter, acababa de ser nombrado funcionario en el gobierno perredista de Juan Sabines, en una posición donde podía entregar recursos para los grupos paramilitares. Trajo a colación la acusación del Presidente del PRD, según la cual los zapatistas habían provocado la derrota electoral de López Obrador. Esa “izquierda institucional” dijo que eso no se lo iban a perdonar a Marcos. Evaluó también los incidentes que habían ocurrido en el último recorrido que había hecho para el encuentro de Pueblos Indios de América en Vicam, Sonora, donde advertían y prevenían a los zapatistas. Recargó las tintas haciendo ver que ya hacía tiempo que ocurrían muchas cosas que eran calladas o ignoradas por los medios. No obstante, los zapatistas proseguían con su esfuerzo pacífico de La Otra Campaña y al mismo tiempo estaban preparados para resistir ya fuera al ejército, a los policías o a los paramilitares. Dijo que, como el miedo, la guerra también tiene olor y se empezaba a respirar su fétido olor en tierras zapatistas. Marcos terminó con una recomendación: “Ahí les encargo”.

CONCIENCIA DEL PELIGRO

En el Coloquio se dieron muchas discusiones: soterradas entre los ponentes, y muy activas entre los variados e inquietos grupos asistentes nutridos de jóvenes de todo el mundo. Había muchas y muy variadas posiciones, pero todos coincidían en que los marcos existentes no permiten entender lo que está pasando, por lo que prevalece un ambiente de búsqueda, indagando cómo hacer otro mundo posible, incluyente y desde abajo. La inmensa mayoría, con los zapatistas a la cabeza, hacían un gran reconocimiento del papel de Cuba en el proceso libertario. Había acuerdo en la necesidad de romper visiones eurocentristas y metropolitanas para aprender de los movimientos anticapitalistas. La búsqueda de teorías y conceptos nuevos y útiles para la transformación desde abajo fue una constante. Abundaron las preguntas.

En un momento, uno de los ponentes inquirió con respeto si no hubiera sido conveniente impedir una Presidencia ilegítima, de derecha dura y entreguista, como la de Calderón. Se le hizo ver que quienes desde el priísmo habían sido los principales perseguidores del zapatismo, instigadores y organizadores de grupos paramilitares, se encontraban ahora como perredistas en el poder local y seguían hostigando a los pueblos zapatistas y tenía razón Marcos cuando decía que los zapatistas no pueden hacer alianzas con sus verdugos.

Hubo un sentimiento de gran zozobra cuando los participantes cayeron en la cuenta de la situación de grave peligro que hoy se cierne sobre las comunidades zapatistas. Organizadores y participantes del coloquio firmaron una declaración resaltando que los zapatistas han honrado su palabra de detener las armas a pesar de la formación de los grupos paramilitares, a pesar de la masacre de Acteal y de todos los males que había hecho el ejército en Chiapas. Los zapatistas habían creado los Caracoles y su actividad pacífica había sido ejemplar. No obstante, en los últimos meses grupos paramilitares los hostigaban para quitarles la tierra. Exigieron al gobierno federal y estatal que detuvieran esa agresión, pues no se puede instigar a los pueblos a defenderse con violencia ante la violencia que reciben.

ANDRÉS AUBRY:
DOCTORADO ZAPATISTA

En el encuentro se nombró a Andrés Aubry como Primus doctor liberationis conatus causa, que en una traducción libre se podría interpretar como un doctorado por su compromiso en el esfuerzo y en la enjundia de la liberación. En un inmenso papel firmado por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena del EZLN y por autoridades indígenas del Caracol y municipios autónomos de Oventic se plasmó este nuevo doctorado. Los historiadores Jerome Baschet y Jorge Santiago se refirieron a lo que había hecho Aubry durante su vida y sobre todo en Chiapas.

Aubry llegó a México después del Mayo del 68. Un encuentro de antropólogos en Barbados se había pronunciado por la liberación indígena, abogaba por una antropología liberadora y condenaba el etnocentrismo misionero. Aubry fue un antropólogo con espíritu de auténtica liberación y comprometido con la gente. Fue un respetuoso aprendiz de las luchas y saberes de los pueblos. Acompañó a los zapatistas con una mirada profunda y fraterna. Por haber sido fiel al zapatismo tuvo la posibilidad de mirar más allá de las apariencias y de vivir el secreto de no haberse desilusionado. Creía en el valor de las semillas presentes en los distintos espacios. En septiembre de 2007, pese a sus 80 años, quiso irse manejando desde el sureste hasta el noroeste para asistir a la reunión de los pueblos indígenas en Vicam. Fue al médico a que lo revisara y le diera permiso y lo obtuvo, pero a su regreso a San Cristóbal de las Casas, días antes de que pudiera emprender el largo viaje a la reunión indígena murió en un accidente de carretera.

El Comandante David del EZLN, a quien en un momento se le quebró la voz, alabó que Aubry nunca se hubiera alejado de ellos y hubiera sido un amigo y un compañero. A él y a su esposa, fallecida también años atrás, los zapatistas los recordaban con respeto, honor y admiración. Diversos grupos en totzil, tzeltal, chol, tojolobal y zoque expresaron las razones por las que los diversos grupos zapatistas le daban ese original doctorado a Aubry. Porque había aceptado genuinamente las lecciones y enseñanzas de las luchas y saberes de los pueblos y de las distintas culturas de Chiapas, de México y del mundo, y porque había aprendido de ellas, concibiendo el esfuerzo intelectual no como un privilegio ni como una forma de autoafirmación personal, ni como una fuente de poder sobre los demás, sino como una experiencia colectiva y necesaria para resistir, para alimentar la vida buena y para cambiar el mundo.

MASACRE DE ACTEAL: UN SÍMBOLO

El encuentro culminó en el contexto del décimo aniversario de la masacre de Acteal, cuando el gobierno y sus intelectuales orgánicos se esforzaban por tergiversar la historia para eludir lo que en realidad había sucedido: un crimen de Estado. El jesuita Ricardo Robles escribió: “Aunque los gobiernos, y tras ellos los poderes de facto, pretenden cubrir sus crímenes con el silencio, la oscuridad y el olvido, los muertos siguen su trabajo, cuidan sus luchas para que no mueran con ellos. Y sus protestas, sus propuestas, sus utopías, sus consignas, andan vivas en verdad. Por más que se les niegue, siguen vivas las llamas de Acteal. El horror de Acteal va más allá de la guerra sucia en curso. Se ha convertido en símbolo de todos los horrores”.

14 AÑOS DE ZAPATISMO

A finales de 2007 en el Caracol La Garrucha se celebró el Tercer Encuentro de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo. Fue una reunión internacional exclusivamente para mujeres. Participaron delegadas de Vía Campesina de Asia, Europa y América. También acudieron mujeres brasileñas del Movimiento Sin Tierra y mujeres de muchos colectivos mundiales. La comandanta Dalia habló a nombre de los zapatistas. Afirmó que las mujeres nunca perdonarán lo que les ha hecho el capitalismo y que las zapatistas estaban organizadas para defender sus tierras. Las mujeres de todo el mundo recordaron a sus muertas y a sus presas. La reunión culminó con un pronunciamiento en el que se señaló que el zapatismo es hoy atacado en una guerra oculta con fuerzas paramilitares de campesinos cooptados y entrenados por el Ejército federal del mal gobierno, que tratan de despojar a los Caracoles y municipios autónomos de su base territorial.

El primero de enero de 2008, al celebrar el 14 aniversario de su levantamiento el EZLN, alabó que éste se diera bajo el signo de la transformación del papel de las mujeres en las comunidades en lucha.

ALERTA ROJA MUNDIAL: DEFENDER AL ZAPATISMO

Después del Coloquio de mediados de diciembre y por diversos medios, varios de sus destacados hicieron llamados a la movilización para defender al zapatismo. Wallerstein resaltó que los zapatistas habían logrado establecer comunidades indígenas autónomas de facto que funcionaban bien a pesar de estar sitiadas y bajo constante amenaza del ejército mexicano. Afirmó que el respaldo mundial a los zapatistas había sufrido algo de fatiga y que el Coloquio de diciembre buscó resucitar alianzas.

Naomi Klein también se hizo eco de la alerta roja zapatista, pues las señales de guerra en el horizonte son evidentes. Reportó el incremento en la actividad de las 56 bases militares permanentes en Chiapas, su modernización en armas y equipo y la instalación de fuerzas especiales. Klein pide no olvidar que los zapatistas tomaron grandes extensiones de tierra, que habían colectivizado. Refiriéndose a los Acuerdos de San Andrés destacó que, aunque se reconoció el derecho de los pueblos indígenas al territorio, el gobierno trampeó esos acuerdos, por lo que los zapatistas acudieron a una solución de facto: ejercer su derecho en los hechos por medio de municipios autónomos. La respuesta ha sido incrementar la violencia paramilitar contra muchos pueblos zapatistas, para arrebatarles sus tierras, una violencia documentada y dada a conocer sobre todo desde septiembre de 2007. Pero como los zapatistas no se alinearon con López Obrador, sus llamados y alertas se topan con el silencio y el abandono. Naomi Klein le dice al mundo y a México que hay que evitar nuevas masacres como la de Acteal.

John Berger demanda también el apoyo inmediato de la sociedad civil mexicana al zapatismo, un proyecto amenazado, que si llegara a desaparecer, todo el mundo sentiría las consecuencias.

HA LLEGADO LA HORA
DE APLASTAR EL ZAPATISMO

El gobierno federal panista, erigido sobre un infamante fraude electoral, el gobierno perredista de Chiapas, y gobiernos y caciques locales priístas y perredistas han calculado que ha llegado el momento de aplastar al zapatismo. La clave está en arrebatarles los territorios sobre los que asientan sus Caracoles y sus municipios autónomos. Existen planes auspiciados por organismos internacionales en los que es difícil ocultar la mano del gobierno estadounidense para desalojar comunidades zapatistas, aduciendo una supuesta defensa ecológica, cuando en verdad lo que se pretende es entregar recursos a las transnacionales.

En los años 90, ante cualquier peligro que padecían los zapatistas aparecían grandes movilizaciones de la sociedad civil. En la capital de la República un nutrido contingente provenía de las filas de la izquierda perredista. Pero hoy parece existir un revanchismo contra los zapatistas porque no se alinearon con López Obrador. Prevalece la sensación de que merecen ser castigados por esto y se les achaca falsamente que son los responsables de la derrota electoral del perredismo, olvidando que se trató de un inmenso y maquinado fraude, por la alianza de la Presidencia de la República con los poderes fácticos del gran dinero y de los influyentes medios de comunicación.

La opción electoral del zapatismo no hubiera podido revertir toda la maquinaria fraudulenta. Al finalizar 2007, una prestigiada casa encuestadora encontró que si en esos momentos se realizaran comicios presidenciales un 69% de la población los vería como poco limpios, nada limpios o francamente fraudulentos.

EL ZAPATISMO
ES PATRIMONIO DE TODOS

Los partidos políticos, sumidos en un enorme desprestigio por actuar de espaldas a las necesidades de la gente, se han ganado el desapego de una alta proporción de la población. Los zapatistas están buscando legítimamente otras vías y otras formas de hacer política. Habría que agradecerles esa búsqueda. Dejar a su suerte a los zapatistas sería una enorme ceguera y una terrible complicidad. La coyuntura es todavía propicia para que se levanten voces y acciones desde los medios que se proclaman democráticos para impedir que se masacre a la opción zapatista.

Si en México la polarización política está tolerando este crimen, queda todavía la opción internacional. Urge que gente y grupos de todo el mundo se enteren de lo que sucede y actúen a tiempo para impedir la agresión a los zapatistas. El zapatismo es patrimonio mundial de los de abajo. Es nuestro.

INVESTIGADOR DE CIESAS OCCIDENTE. CORRESPONSAL DE ENVÍO EN MÉXICO.

http://www.envio.org.ni/articulo/3710

Anúncios

Parte I – ARRIBA, PENSAR EL BLANCO

LA GEOGRAFÍA Y EL CALENDARIO DE LA TEORÍA.

“El problema con la realidad, es que no sabe nada de teoría”
Don Durito de La Lacandona.

Elías Contreras, Comisión de Investigación del EZLN, decía que la lucha, la nuestra al menos, podía ser explicada como una lucha de geografías y calendarios. Ignoro si este compañero, uno más de los muertos que de por sí somos, imaginó siquiera que sus teorías (“sus pensamientos”, decía él) serían presentadas al lado de tantas luces intelectuales como las que ahora confluyen en el suroriental estado mexicano de Chiapas. Tampoco sé si hubiera autorizado que yo, un subcomandante cualquiera, tomara algunos de esos pensamientos y los expusiera públicamente.

Pero, tomando en cuenta la evidencia de nuestro bajo “rating” mediático y teórico, creo que puedo permitirme el tratar de exponer las bases rudimentales de esta teoría, tan otra que es práctica.

No voy a aburrirlos contándoles el embrollo sentimental de Elías Contreras que, como todos y todas las zapatistas, eligió amar con desafío. Como si el puente afectivo que se tiende hacia la otra, el otro o lo otro no fuera ya de por sí complejo y complicado, Elías Contreras todavía le agregó las distancias y muros que separan los calendarios y las geografías, además del conocimiento, es decir el respeto, de la existencia de lo otro. Como si de esa forma él (y con él, lo colectivo que somos) decidiera hacer todo lo posible para que un acto tan antiguo, común y cotidiano como la existencia del ser humano, se convirtiera en algo extraordinario, terrible, maravilloso.

En cambio, en lugar de contarles del complicado e inquebrantable puente del amor de Elías Contreras por la Magdalena (que no era ni hombre ni mujer, lo que ya de por sí es un desafío a la lucha de género), pensé entonces en traerles algo de la música que se toca en las comunidades zapatistas. Por ejemplo, apenas anoche escuché una música que el “maistro de la ceremoña” tipificó como ritmo “corrido-cumbia-ranchera-norteña”. ¿Qué tal? Ritmo corrido-cumbia-ranchera-norteña… si eso no es un desafío teórico, entonces no sé que lo sea. Y no me pregunten cómo se toca o se baila eso, porque yo no toco ni la puerta y, además, a mi avanzada edad, en el baile tengo la gracia de un elefante con la uña enterrada.

Hace más de dos años, en estas montañas del sureste mexicano, en ocasión de las reuniones preparatorias de lo que después se llamaría “La Otra Campaña”, una mujer joven dijo, palabras más, palabras menos, “si tu revolución no sabe bailar, no me invites a tu revolución”. Tiempo después, pero entonces en las montañas del noroeste de México, volví a escuchar esas mismas palabras de la boca de un jefe indígena que se esfuerza por mantener vivos los bailes y la cultura toda de nuestros ancestros.

Al escuchar a la una y al otro, en tiempos distintos, yo volteé a mirar a una de las comandantas y le dije: “Ahí le hablan jovena”. La Comandanta no dejó de mirar hacia la concurrencia, pero en voz baja dijo: “Urrr Sup… Uta magre, viera que me dan pista y hasta les dejo planito el suelo”.

Yo no les voy a estar mentirando. La verdad es que pensé que podría traerles algunas historias de Sombra el guerrero, de Elías Contreras y la Magdalena, de las mujeres zapatistas, de las niñas y niños que crecen en una realidad diferente (ojo: no mejor, no peor, sólo diferente) a la de sus padres, marcada por otra resistencia, y hasta les contaría un cuento de la niña llamada “Diciembre” que, como su nombre lo indica, nació en Noviembre. Y pensé también ponerles algunas músicas (sin agraviar a las presentes), pero es de todos conocida la seriedad con la que los zapatistas abordamos los temas teóricos, así que sólo diré que habría que encontrar alguna forma de ligar la teoría con el amor, la música y el baile. Tal vez igual la teoría no alcanzaría a explicar nada que valiera la pena, pero sería más humana, porque la seriedad y el acartonamiento no garantizan el rigor científico.

Pero, bueno, ya me estoy yendo de nuevo por otro lado. Les decía yo que Elías Contreras, Comisión de Investigación del EZLN, decía a su vez que nuestra lucha podía ser entendida y explicada como una lucha de geografías y calendarios.

En nuestra participación como “teloneros” de los pensamientos que en estos días se congregan en este lugar y en estas fechas, serán la geografía y el calendario… más bien, la larga trenza que entre ambos se anuda abajo, uno de los referentes de nuestra palabra.

Dicen nuestros más mayores que los dioses más primeros, los que nacieron el mundo, fueron siete; que siete son los colores: el blanco, el amarillo, el rojo, el verde, el azul, el café y el negro; que son siete los puntos cardinales: el arriba y el abajo, el delante y el detrás, el uno y el otro lado, y el centro; y que siete son también los sentidos: oler, gustar, tocar, ver, oír, pensar y sentir.

Siete serán entonces los hilos de esta larga trenza, siempre inconclusa, del pensamiento zapatista.

Hablemos, pues, de La Geografía y el Calendario de la Teoría. Para esto pensemos el color blanco allá arriba.

***

No tenemos el dato exacto, pero en el complejo calendario del pensamiento teórico de arriba, de sus ciencias, técnicas y herramientas, así como de sus análisis de las realidades, hubo un momento en que las pautas se marcaban desde un centro geográfico y de ahí se iban extendiendo hacia la periferia, como una piedra arrojada en el centro de un estanque.

La piedra conceptual tocaba la superficie de la teoría y se producía una serie de ondas que afectaban y modificaban los distintos quehaceres científicos y técnicos adyacentes. La consistencia del pensamiento analítico y reflexivo hacía, y hace, que esas ondas se mantengan definidas… hasta que una nueva piedra conceptual cae y una nueva serie de ondas cambia la producción teórica. La misma densidad de la producción teórica tal vez podría explicar el por qué las ondas, las más de las veces, no alcanzan a llegar a la orilla, es decir, a la realidad.

“Paradigmas científicos” han llamado algunos a estos conceptos capaces de modificar, renovar y revolucionar el pensamiento teórico.

En esta concepción del quehacer teórico, en esta meta-teoría, se insiste no sólo en la irrelevancia de la realidad, también y sobre todo se alardea que se ha prescindido completamente de ella, en un esfuerzo de aislamiento e higiene que, dicen, merece ser aplaudido.

La imagen del laboratorio aséptico no sólo se limitó a las llamadas “ciencias naturales” o a las “ciencias exactas”, no. En los últimos saltos del sistema mundial capitalista, esta obsesión por la higiene anti-realidad alcanzó a las llamadas “ciencias sociales”. En la comunidad científica mundial empezó entonces a cobrar fuerza la tesis de “si la realidad no se comporta como indica la teoría, peor para la realidad”.

Pero volvamos al plácido estanque de la producción teórica y a la piedra que ha alterado su forma y contenido.

El reconocimiento de esta aparente fragilidad del andamiaje conceptual científico significó aceptar que la producción teórica se renovaba continuamente, incluso dentro de su pretendido aislamiento de la realidad. El laboratorio (término ahora muy usado por los llamados científicos sociales para referirse a las luchas dentro de las sociedades) no podría nunca reunir las condiciones ideales, por más aséptico y esterilizado que estuviera, para garantizar la perpetuidad que toda ley científica reclama. Y es que resulta que en su mismo quehacer, irrumpen una y otra vez nuevos conceptos.

En estas concepciones, la idea (el concepto, en este caso) precede a la materia y se adjudica así a la ciencia y la tecnología la responsabilidad de las grandes transformaciones de la humanidad. Y la idea tiene, según el caso, un productor o un enunciante: el individuo, el científico en este caso.

Desde la ociosa reflexión de Descartes, la teoría de arriba insiste en la primacía de la idea sobre la materia. El “pienso, luego existo” definía también un centro, el YO individual, y a lo otro como una periferia que se veía afectada o no por la percepción de ese YO: afecto, odio, miedo, simpatía, atracción, repulsión. Lo que estaba fuera del alcance de la percepción del YO era, es, inexistente.

Así, el nacimiento de este crimen mundial llamado capitalismo es producto de la máquina de vapor y no del despojo. Y la etapa capitalista de la globalización neoliberal arranca con la aparición de la informática, el internet, el teléfono celular, el mall, la sopa instantánea, el fast food; y no con el inicio de una nueva guerra de conquista en todo el planeta, la IV Guerra Mundial.

En el campo de la tecnología se repite el mismo patrón. Y se agrega que, como el concepto científico, la técnica nace “inocente”, “libre de toda culpa”, “inspirada en el bien de la humanidad”. Einstein no es responsable de la bomba atómica, ni el señor Graham Bell lo es de los fraudes vía celular del hombre más rico del mundo, Carlos Slim. El coronel Sanders no es responsable de las indigestiones provocadas por el Kentucky Fried Chiken, ni el señor MacDonald de las hamburguesas de plástico reciclado.

Esto, que algunos desarrollaron más y definieron como “objetividad científica”, creó la imagen del científico que permea todavía el imaginario popular: un hombre o una mujer despeinados, con lentes, bata blanca, con desaliño corporal y espacial, embebidos frente a probetas y matraces burbujeantes.

El autodenominado “científico social” “compró” esa misma imagen, con algunos cambios: en lugar de laboratorio, un cubículo; en lugar de matraces y probetas, libros y cuadernos; en lugar de blanca, una bata de color oscuro; el mismo desaliño; pero agregaba tabaco, café, brandy o cogñac (también en la ciencia hay niveles, mi buen) y música de fondo, que eran impensables en un laboratorio.

Sin embargo, unos y otros, enfrascados como estaban en su objetividad y asepsia, no advirtieron la aparición y crecimiento de los “comisarios de la ciencia”, es decir, de los filósofos. Estos “jueces” del conocimiento, tan objetivos y neutrales como sus vigilados, expropiaron el criterio de cientificidad. Como la realidad no era el referente para determinar la verdad o falsedad de una teoría, entonces la filosofía pasó a cumplir ese papel. Apareció así la “filosofía de la ciencia”, es decir, la teoría de la teoría, la meta-teoría.

Pero la llamada “ciencia social”, la hija bastarda del conocimiento, encontró a los filósofos con sobrecarga de trabajo o con exigencias difíciles de cumplir (del tipo “Si A es igual a B y B es igual a C, entonces A es igual a C”), así que cada vez más debe padecer a los intelectuales de la academia como censores y comisarios.

Mmh… creo que con lo anterior ya demostré que puedo ser tan oscuro e incomprensible como cualquier teórico que se respete, pero estoy seguro de que hay una forma más sencilla de seguir con esto.

Así que ahí les voy, nomás háganse a un ladito, no los vaya yo a salpicar.

En resumen, a consecuencia de este calendario y esta geografía, resulta que allá arriba la producción teórica no es más que una moda que se piensa, ve, huele, gusta, toca, escucha y siente en los espacios de la academia, los laboratorios y los institutos especializados.

O sea que la teoría es una moda que tiene en las tesis (de posgrado, mi buen, también en la academia hay niveles), las conferencias, las revistas especializadas y los libros, los sustitutos de las revistas de moda. Los coloquios suplen el lugar de las exhibiciones de modas, y ahí los ponentes hacen lo mismo que las modelos en la pasarela, es decir, exhiben su anorexia, en este caso, su delgadez intelectual.

Tomad cada momento del surgimiento de uno de esos paradigmas y encontrareis un centro intelectual que se disputa la primicia. Las universidades europeas y los institutos tecnológicos de Norteamérica repiten el listado de la moda: París, Roma, Londres, Nueva York (lo lamento si rompo alguna ilusión, pero no aparecen el Tec de Monterrey, ni la Ibero, ni la UDLA).

Con esto quiero decir que el mundo científico construyó una torre de cristal (pero plomado), con sus propias leyes y adornado con los vitrales churriguerescos que elaboran los intelectuales ad hoc.

A ese mundo, a esa torre y sus pent-houses, no podrá acceder la realidad hasta que acredite estudios de posgrado y un currículum, presten atención, tan abultado como la billetera.

Así se nos presenta al común de la gente, y así se representa a sí misma la comunidad científica.

Pero una mirada atenta y crítica, una de ésas que tanto escasean ahora, permitiría ver lo que en realidad ocurre.

Si el nuevo paradigma es el mercado y la imagen idílica de la modernidad es el mall o el centro comercial, imaginemos entonces una sucesión de estantes llenos de ideas, o mejor aún, una tienda departamental con teorías para cada ocasión. No costará trabajo entonces imaginar al gran capitalista o al gobernante en turno recorriendo los pasillos, sopesando precios y calidades de los distintos pensamientos, y adquiriendo aquellos que se adapten mejor a sus necesidades.

Allá arriba, toda teoría que se respete debe cumplir una doble función: por un lado: desplazar la responsabilidad de un hecho con una argumentación, que no por elaborada es menos ridícula; y, por el otro, ocultar la realidad (es decir, garantizar la impunidad).

En la explicación de la desgracia aparecen ejemplos:

El señor Calderón (todavía algunos desubicados lo consideran el presidente de México), disfrazado como militar, encuentra en la teoría lunática la explicación de las catástrofes que asolaron Tabasco y Chiapas (como antes a Sonora y Sinaloa) y ordena a sus tropas que le consigan la capacidad de convencimiento que no ha podido construir sobre ese castillo de naipes trucados que fue la elección presidencial del 2006. Su fracaso, tan poco informado en los medios, era previsible: consigue más el Teletón que el Estado Mayor presidencial. Desplazando la responsabilidad a la luna (quien, dicho sea de paso, es rencorosa, como lo contará la leyenda del origen de Sombra, el guerrero –pero eso será, si es que es, otro día-), Calderón oculta su responsabilidad y la de quienes lo antecedieron. Resultado: se crea una comisión para investigar… astronomía, y darle así, además del pobre de las armas, algún sustento legítimo a este émulo de Huerta y amante, según confesión propia, de los juegos cibernéticos militares. Seguramente, si la luna se niega a aceptar su culpabilidad, el titular del IV Reich le dirá, con la mirada dura y decidida: “¡bájate o mando por ti!”.

El señor Héctor Aguilar Camín, el prototipo del intelectual no de arriba (él que más quisiera) sino arribista, reescribe el “Libro Blanco” con que la PGR zedillista quiso explicar, sin éxito alguno, la matanza de Acteal (que este 22 de diciembre cumple 10 años sin verdad ni justicia). Fiel al patrón en turno, Aguilar Camín busca, inútilmente, desviar la indignación que de nuevo se levanta, ocultando un crimen de Estado y desplazando la responsabilidad se los asesinatos… a los muertos.

Felipe Calderón y Héctor Aguilar Camín, uno vestido cómicamente de militar y otro patéticamente disfrazado de intelectual. El primero maldiciendo a quien le recomendó comprar la teoría de la luna, y el segundo recorriendo oficinas gubernamentales y cuarteles militares ofreciendo en venta su inútil detergente para limpiar las manchas de sangre.

Es ésta, la teoría blanca e impoluta de arriba, la que domina en el decadente mundo científico. Frente a cada uno de sus estallidos teóricos, también llamados pomposamente “revoluciones científicas”, el pensamiento progresista en general se ha visto obligado a remar a contracorriente. Con el par de remos de la crítica y la honestidad, los pensadores (o teóricos, aunque es común usar este término como descalificativo) de izquierda deben cuestionar el alud de evidencias que, con el disfraz de la cientificidad, sepultan la realidad.

El referente de este quehacer crítico es la ciencia social. Pero si ésta se limita a expresar deseos, juicios, condenas y recetas (como ahora hacen algunos teóricos de la izquierda en México), en lugar de tratar de entender para tratar de explicar, su producción teórica no sólo resulta incapaz, sino, las más de la veces, patética.

Es entonces cuando la distancia entre teoría y realidad no sólo se convierte en un abismo, también presenta el triste espectáculo de autodenominados científicos sociales arrojándose con singular alegría al vacío conceptual.

Tal vez alguno, alguna, de quienes nos escuchan o leen, conozcan esos comerciales que anuncian productos para adelgazar sin hacer ejercicio y atascándose de garnachas y comida rica en “hidrocarburos”. Sé que es poco probable que alguien de aquí sepa de ello, pues estoy seguro de que se encuentran inmersos en cuestiones realmente importantes de la teoría, así que permitan que les dé un ejemplo: hay un anuncio de una galleta que si se come, a ellas les puede dar la figura de Angelina Jolie (suspiro), y ellos pueden llegar a tener el cuerpo atlético del SupMarcos (¡arrrrrroz con leche!)… ¡un momento! ¿yo escribí eso que acabo de decir? Mmh… no, no lo creo, mi modestia es legendaria, así que borren esa parte de sus apuntes. ¿En qué estaba? ¡Ah sí!, en la galleta que les dará una figura espectacular y eso sin hacer más ejercicio que el de llevar el producto a la boca y masticarlo.

De la misma forma, en los últimos años ha cobrado fuerza, en el medio intelectual progresista de México, la idea de que se puede transformar las relaciones sociales sin luchar y sin tocar los privilegios de que disfrutan los poderosos. Sólo es necesario tachar una boleta electoral y ¡zaz!, el país se transforma, proliferan las pistas de hielo y las playas artificiales, las carreras de autos en Reforma, los periféricos con segundo piso incluido y las construcciones del bicentenario (¿ha notado usted que no se habla del centenario?). Vaya, ni siquiera es necesario vigilar la elección para que no se convierta en un fraude y en una película documentándola.

La sumisión con que esto fue adquirido, digerido y difundido por buena parte de la intelectualidad progresista de México no debiera extrañar, sobre todo si se toma en cuenta que lo otro, pensar, analizar, debatir y criticar, cuesta más, es decir, es más caro.

Lo que sorprende es la virulencia y ruindad con la que atacaron y atacan a quien no se traga esa galleta dietética, perdón, esa rueda de molino.

Les doy otro ejemplo:

En la Ciudad de México se ha realizado un despojo impecable y ha obtenido el apoyo y/o el silencio cómplice de esa intelectualidad.

Un gobierno de “izquierda moderna” ha conseguido lo que la derecha no había podido: despojar a la ciudad y al país del Zócalo.

Sin necesidad de leyes reguladoras de marchas y mítines, sin necesidad de las firmas que los panistas hubieron de falsificar, el gobierno de Marcelo Ebrard toma el Zócalo, lo entrega a empresas comerciales (por ahí leímos que era de alabar que no le hubiera costado nada al gobierno del DF y que todo hubiera sido costeado por empresas privadas que, por cierto, incluyen a una de las televisoras “vetadas” por el lopezobradorismo), se construye una pista de hielo y ¡zaz!, cuando menos durante dos meses, nada de mítines o manifestaciones en esa plaza que el movimiento estudiantil de 1968 arrancó a las celebraciones oficiales.

No más CND-lópezobradorista, no más invasiones de turbas a la catedral, nada de gritos que no sean los de quienes se caen, nada de mítines ni marchas, no más gritos, pancartas, indignación.

Para los 10 meses restantes del año, el “izquierdoso” Ebrard ya tiene pensados nuevos proyectos que hagan sentir a los capitalinos que están en alguna otra metrópoli muy “chic”.

Hace apenas unos días, el llamado FNCR descubrió que la marcha que había convocado para el Zócalo no podría realizarse porque la pista de hielo lo ocupaba.

No protestaron contra ese despojo, simplemente cambiaron de lugar. Después de todo, no había por qué interferir en el espíritu neoyorkino que ahora se respira en el DF… ni en las ventas de patines de hielo en los grandes centros comerciales.

No sólo no se impidió el despojo, no sólo no se criticó, además se aplaudió y celebró con fotos a color en primera plana, crónicas y entrevistas, este evento “histórico” que le ahorró a los defeños las largas colas para obtener la visa norteamericana, y el costo del transporte y el hospedaje en la Nueva York de las películas que ven Marcelo Ebrard y su aspirante a Cristina Kirchner autóctona.

Si esto recuerda el método de “pan y circo” tan caro a los gobiernos priístas, se olvida que sigue faltando el alimento, porque el único PAN que hay es el partido que ahora se amarra a la caída de Calderón Hinojosa, con el que toda la clase política se relaciona en privado y se deslinda en público.

Todo eso se pasa y se celebra porque el señor Ebrard no se ha tomado (todavía) la foto con Felipe Calderón y porque dice que es de izquierda… aunque gobierne como de derecha, con desalojos y despojos disfrazados de espectáculo y orden.

¿Y estos intelectuales de izquierda?

Bueno, pues aplausos para el desalojo de los barrios (con acusaciones de narcotráfico que nunca fueron probadas), más aplausos para el desalojo del comercio ambulante en el centro histórico (para acabar de entregarlo a la iniciativa privada), más aplausos a las edecanes en la carrera de autos en la avenida Reforma…

/¡Qué cambio, mi buen!, de las carpas “all included” del plantón contra el fraude, al glamur de la velocidad en un deporte tan de masas, tan popular y tan sin patrocinio como es el de las carreras de autos; del “grito de los libres” contra el espurio, a aspirar a ser subsede de la olimpiada de invierno; ¡no, mi buen! ¡no importa si eso no es de izquierda, pero de que apantalla, apantalla!; mire, estos patines los tengo en varias combinaciones: tricolores para los nostálgicos, azules para los persignados, y amarillo con negro para los ingenuos; hay también con los colores de la chiquillada, digo, de lo perdido lo que aparezca, ¿no cree? Ahora que, eso sí, el patinaje sobre hielo es para gente esbelta, así que le incluyo estas galletas que lo dejan más delgado que con un apretujón en el metro en hora pico. ¿Qué? ¿Es usted skater@? ¿No le digo? Por eso este país no progresa, donde quiera abunda la gente sucia, fea, mala y, para acabarla de amolar, naca. Órale, siquiera deme lo del fondo de desempleo y no le digo a nadie… /

Frente al desalojo de familias en el barrio bravo de Tepito, el silencio o el razonamiento frívolo y servil: “se está combatiendo a la delincuencia”, señaló un intelectual y fallido suspirante a la rectoría de la UNAM, y una foto en primera plana mostraba a una niña sentada sobre los pocos muebles que su familia rescató de uno de los desalojos. La filosofía Rudolph Giulianni, importada de Nueva York (como la pista de hielo) por López Obrador con la coartada de “primero los pobres”, ahora hecha argumentación intelectual: esa niña era una narcotraficante en potencia… ahora es… nadie.

Ya no se quiere ocultar que la llamada izquierda institucional no es de izquierda, ahora se presenta como una virtud, de la misma forma que se anuncia un café descafeinado con la virtud de que no desvela y no sabe a café.

Es esta izquierda a la que algunos intelectuales progresistas (lo que sea de cada quien, los hombres son ahí la mayoría) presentan como el único referente aceptable, maduro, responsable, deseable y posible para la transformación social.

Sin embargo, y afortunadamente, no todo el pensamiento progresista es “bien portado”.

Algunos hombres y mujeres han hecho del pensamiento analítico y reflexivo, palabra incómoda y a contrapelo. En estos días podremos escuchar a algunas de estas pensadoras y pensadores. No están todos los que son, ni son todos los que están, pero el saber de su navegar río arriba en el cauce del conocimiento, es un alivio para quienes a veces imaginamos que no estamos solos.

Por eso saludo en esta primera ronda a Immanuel Wallerstein y a Carlos Aguirre Rojas.

Reflexionando sobre algo del trabajo teórico de ellos, presentamos…

ALGUNAS TESIS SOBRE LA LUCHA ANTISISTÉMICA.

UNO.- No se puede entender y explicar el sistema capitalista sin el concepto de guerra. Su supervivencia y su crecimiento dependen primordialmente de la guerra y de todo lo que a ella se asocia e implica. Por medio de ella y en ella, el capitalismo despoja, explota, reprime y discrimina. En la etapa de globalización neoliberal, el capitalismo hace la guerra a la humanidad entera.

DOS.- Para aumentar sus ganancias, los capitalistas no sólo recurren a la reducción de costos de producción o al aumento de precios de venta de las mercancías. Esto es cierto, pero incompleto. Hay cuando menos tres formas más: una es el aumento de la productividad; otra es la producción de nuevas mercancías; una más es la apertura de nuevos mercados.

TRES.- La producción de nuevas mercancías y la apertura de nuevos mercados se consiguen ahora con la conquista y reconquista de territorios y espacios sociales que antes no tenían interés para el capital. Conocimientos ancestrales y códigos genéticos, además de recursos naturales como el agua, los bosques y el aire son ahora mercancías con mercados abiertos o por crear. Quienes se encuentra en los espacios y territorios con estas y otras mercancías, son, quiéranlo o no, enemigos del capital.

CUATRO.- El Capitalismo no tiene como destino inevitable su autodestrucción, a menos que incluya al mundo entero. Las versiones apocalípticas sobre que el sistema colapsará por sí mismo son erróneas. Como indígenas llevamos varios siglos escuchando profecías en ese sentido.

CINCO.- La destrucción del sistema capitalista sólo se realizará si uno o muchos movimientos lo enfrentan y derrotan en su núcleo central, es decir, en la propiedad privada de los medios de producción y de cambio

SEIS.- Las transformaciones reales de una sociedad, es decir, de las relaciones sociales en un momento histórico, como bien lo señala Wallerstein en algunos de sus textos, son las que van dirigidas contra el sistema en su conjunto. Actualmente no son posibles los parches o las reformas. En cambio son posibles y necesarios los movimientos antisistémicos.

SIETE.- Las grandes transformaciones no empiezan arriba ni con hechos monumentales y épicos, sino con movimientos pequeños en su forma y que aparecen como irrelevantes para el político y el analista de arriba. La historia no se transforma a partir de plazas llenas o muchedumbres indignadas sino, como lo señala Carlos Aguirre Rojas, a partir de la conciencia organizada de grupos y colectivos que se conocen y reconocen mutuamente, abajo y a la izquierda, y construyen otra política.

Habría, creemos nosotros, nosotras, que desalambrar la teoría, y hacerlo con la práctica. Pero eso tal vez lo pueda explicar mejor Do Daniel Viglietti esta noche, cuando asuma la parte de culpa que tiene de que yo esté detrás de este pasamontañas, en lugar de estar detrás de una guitarra intentando el ritmo corrido-cumbi-ranchera-norteña.

Así las cosas, creo que siempre sí. Daniel Viglietti cantará esta noche, así que habrá música y baile.

Tal vez lleguen también, en estos días, Elías Contreras, la Magdalena, Sombra, Diciembre y las mujeres zapatistas.

Y tal vez Andrés Aubry sonría viendo y escuchando todo, contento de no estar en esta mesa donde nunca acababa de decir lo que tenía que decirnos, porque se le iba la vida agradeciendo e, invariablemente, a mitad de su ponencia le pasaban el papelito de “tiempo”.

Así que, antes de que me lo pasen a mí, gracias, nos vemos en la tarde.

Subcomandante Insurgente Marcos.
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

acesse
http://enlacezapatista.ezln.org.mx/
para as partes restantes

Vale a pena ler de novo…

*Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo

*
*Ejército Zapatista de Liberación Nacional. *

México, mayo de 1996.

Al planeta Tierra (o lo que quede de él):

Reciba usted los saludos protocolarios y los etcéteras de rigor. Queremos
invitarlo al Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el
Neoliberalismo. Para lograrlo, hemos ideado este ingenioso esquema que, sin
importar si usted acepta o no, le hará pasar un rato de sano esparcimiento.
Le rogamos que siga las instrucciones rigurosamente. De nada. Nos vemos al
final de la carta (usted se puede ahorrar sonrisas e indignaciones si se
brinca todo y sólo lee la posdata final) o al principio del encuentro.

Atentamente.

Por la Comisión Suprema, Aleatoria, Intergaláctica e Hipernacional de
Invitaciones Serias y de las Otras (CSAIHISYDLO).

El Sup Marcos.

*Instrucciones para leer la invitación-convocatoria al encuentro
Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo. *

Primero.- Marque con una florecita el modelo de invitación-convocatoria que
más le plazca:
Modelo A.- Invitación-convocatoria con (relativo) rigor teórico (para
quienes exigen argumentos y razones) ­
Modelo B.- Invitación-convocatoria Seria y Formal (para personas ídem) ­
Modelo C.- Invitación-convocatoria Confusa (para engañar al enemigo) ­
Modelo D.- Invitación-convocatoria abreviada (para quienes tienen prisa) ­
Modelo E.- Invitación-convocatoria Excluyente (para gorrones, policías,
orejas y colados) ­

Segundo.- Lea la invitación-convocatoria que corresponde al modelo elegido.

Tercero.- Marque con una nubecita la respuesta elegida a las siguientes
preguntas:
1.- ¿Acepta usted la invitación-convocatoria? Sí­ No­ No sé­ Otros­
2.- ¿Piensa usted asistir al encuentro? Sí­ No­ No sé­ Otros­
3.- ¿Cree usted que merecemos ganar? Sí­ No­ No sé­ Otros­

Cuarto.- Hecho lo anterior, doble con cuidado la invitación-convocatoria y
hágase usted un gracioso gorrito, regálelo a un niño o niña, o póngaselo en
la cabeza y sueñe lo que más le guste.

Quinto.- En realidad ya se acabaron las instrucciones; sólo ponemos la
quinta para romper el par y hacer un callado homenaje a la asimetría.

Es todo. Buen Viaje.

Atentamente.

Por la Comisión Suprema, Aleatoria, Intergaláctica e Hipernacional de
Invitaciones Serias y de las Otras (CSAIHISYDLO).

El Sup Marcos.

NOTA: A continuación, los diferentes modelitos de invitación-convocatoria.
Escoja la que más le convenga a su gusto, interés o presupuesto.

MODELO A
Invitación-convocatoria con relativo rigor teórico (para quienes exigen
argumentos y razones):
Ahora vemos que el Poder se niega a que sea nombrado su rumbo. Para el
Poder, aquellos que lo padecen no tienen derecho a saber cuál es su destino,
ni a nombrar el paso mortal que los conduce. Piensa el Poder que, si es
nombrado, el letargo que ofrece como presente se hace ineficaz. Tiene el
Poder a sus magos sabios, a sus séquitos cerebrales, para escamotear
nominaciones. Si es nombrado, entonces los crímenes tienen responsables y
dejan de ser un mero accidente histórico. “El Neoliberalismo no existe
­dicen los sabios embrutecidos, es un invento de la izquierda trasnochada
que encuentra en esa nominación el cómodo sustituto a viejos conceptos. El
Neoliberalismo se reduce a calificativos éticos y morales ­insisten­ y no al
rigor científico que permite clasificar, medir, acotar, definir… y volver
inútiles los conceptos”. No hay que poner al Neoliberalismo en el terreno
de la moral y los valores éticos, no sólo porque ahí tiene todo que perder,
sino porque precisamente el Neoliberalismo supone la abolición de toda moral
y valor ético.
Gritan, se desesperan y mesan sus nobles cabelleras (o el lugar que
ocupaban) los grandes sabios: “Dejaos de cursilerías como la esperanza,
dejaos de melindres como la defensa de la vida, dejaos de tonterías como la
democracia, dejaos de anacronismos como la libertad, dejaos de ‘nostalgias
por el pasado’ como la lucha por el cambio, dejaos de absurdos como la
justicia. El Neoliberalismo es un éxito porque el Poder es un éxito”.
“Tomad, coged el vestido que os ofrecemos ­rezan­, aceptad el lugar en el
esquema, no seáis incómodos, no os neguéis a ser clasificados. Todo lo que
no se puede clasificar no cuenta, no existe, no es. Os ofrecemos migajas, es
cierto, pero algo es. Aceptad la parcela de Poder que mi misericordia os
ofrece. Yo soy la mejor de las religiones, sintetizo el nuevo dios y el
culto, el misterio y el acto de fe, el sacerdote y el feligrés, la imagen
sagrada y el templo; no necesito al otro ni siquiera para que me rinda
culto, para eso tengo el espejo que las estadísticas de mi triunfo
representan”.
“Rebeldes del mundo! Uníos en vuestras derrotas! No tenéis victoria alguna
en vuestro ayer. Vuestra nostalgia es sólo de lo que pudo ser. Yo soy el que
soy, la repetición eterna. Tomad lo viejo reciclado, imitadme, yo soy el de
siempre concediendo el reajuste que un retoque supone, soy lo viejo
renovado, la pesadilla de siempre pero con la ventaja de que soy
globalizada. Os acepto como rival siempre y cuando tengáis las armas que ya
fueron inútiles ayer, os tolero si reeditáis vuestas derrotas de ayer. Lo
acepto como un humilde homenaje a mis victorias del pasado. No intentéis lo
nuevo, repetid lo viejo, no salgáis de mi lógica, no os puedo digerir si
seguís siendo tan incómodos, aceptad vuestro viejo lema de ‘Arrepentimiento
o Muerte! Perderemos!’“La edad humana, para el Poder, se divide en infancia
y madurez. Adulto es el Poder, niños todos los que son dominados. Nos dice
el Poder que para dejar la infancia debemos aspirar a ser adultos, a ser
parte del Poder. “Ateneos a las reglas, dejaos de sentimentalismos y
rebeldías, aceptad mi existencia, no la cuestionéis”, susurra el Poder a
través del amargo escepticismo de los arrepentidos que confirman la derrota
de la disidencia, de los supervivientes del naufragio histórico que reducen
a remedo sensiblero el anhelo de ser mejores.
En las montañas del sureste mexicano, en las coordenadas longitud 91 grados
y latitud 16 grados del supermercado mundial, una rebelión con sangre
mayoritariamente indígena ha desafiado el desencanto presente poniendo un
pie en el pasado y otro en el futuro. Los sabios del Poder se han
atropellado para proponer camisas y etiquetas: “Son milenaristas, marxoides
anacrónicos, escombros redivivos del muro de Berlín, fundamentalistas
ansiosos de volver atrás el reloj de la historia, ignorantes del progreso,
comprensible rezago en la campaña permanente de eliminación de excluidos”.
Pero las camisas se rompen y las etiquetas no satisfacen. Los “pensadores”
se preguntan:”¿Quiénes son estos indígenas que no venden ni compran nada?
¿A quién preocupan? ¿Por qué molestarse siquiera en eliminarlos? ¿No se
encargará de borrarlos la hermosa máquina del Poder que se llama progreso?
¿Qué hacen estos aborígenes en la superautopista de la informática hablando
de dignidad? ¿Qué es eso de “dignidad”? ¿En qué índice de valores se
cotiza? ¿Cuál es su balanza comercial? ¿Por qué tanto escándalo en el
extranjero? ¿Qué ven en esta minúscula revuelta los australianos, japoneses,
norteamericanos, argentinos, ingleses, africanos, italianos, ecuatorianos,
franceses, chilenos, palestinos, españoles, israelíes, canadienses, suecos,
peruanos, alemanes, dominicanos, vascos, kurdos, daneses, brasileños,
holandeses, griegos, colombianos, irlandeses, catalanes, venezolanos,
escoceses, guatemaltecos, tailandeses, y hasta los mexicanos? ¿Qué es eso de
“la internacional de la esperanza”? ¿Cuántos aviones de combate, barcos
militares, tanques de guerra, cabezas nucleares tiene? ¿Qué mercados
financieros domina? ¿Quién los manda? Y, lo más importante, ¿cuánto
cuestan?“La rebelión zapatista es una incómoda molestia en el vertiginoso
camino de la modernidad que convierte a cada gobierno en un gerente de piso,
cada riqueza nacional en una mercancía en el estante de las bolsas de
valores, cada dignidad en una oferta de mercancía fuera de temporada, y cada
historia en un fascículo coleccionable e inútil.
Es necesario construir una nueva cultura política. Esta nueva cultura
política puede surgir de una nueva forma de ver el Poder. No se trata de
tomar el Poder, sino de revolucionar su relación con quienes lo ejercen y
con quienes lo padecen.
El zapatismo no es una nueva ideología política o un refrito de viejas
ideologías. El zapatismo no es, no existe. Sólo sirve, como sirven los
puentes, para cruzar de un lado a otro. Por tanto, en el zapatismo caben
todos, todos los que quieran cruzar de uno a otro lado. Cada quien tiene su
uno y otro lado. No hay recetas, líneas, estrategias, tácticas, leyes,
reglamentos o consignas universales. Sólo hay un anhelo: construir un mundo
mejor, es decir, nuevo.
En resumen: el zapatismo no es de nadie y, por lo tanto, es de todos.
Estas son las ideas centrales sobre las que se levanta la convocatoria al
Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo. Es
un encuentro, no un congreso. Vamos a encontrarnos y a ver qué madres sale
de ese encuentro. No es un encuentro sólo de zapatistas o simpatizantes del
zapatismo. Es un encuentro entre quienes dicen o quieren decir su respectivo
“Ya Basta!” a su pesadilla respectiva.
Así las cosas, empaque usted su “Ya Basta!” en la maleta, avise a quien
haya que avisar que, del 27 de julio al 3 de agosto de 1996, estará usted en
las montañas del sureste mexicano encontrando otros “Ya Basta!” para ver
cómo echar a andar de nuevo la historia.
Vale.

MODELO B
Invitación-convocatoria Seria y Formal (para personas ídem).
Nosotros decimos nuestro “Ya Basta!” y queremos encontrarnos con el “Ya
Basta!” suyo de usted. No haga usted caso de esos torpes intelectuales y
los amargos arrepentidos, ignore usted sus recomendaciones y sus burlas. Un
encuentro es una fiesta, así que usted puede decir en su trabajo, casa,
escuela o desempleo, que lo invitaron a una fiesta y que usted no se tardará
mucho, apenas unos días (aquellos en que julio y agosto abrazan sus
humedades), que es imposible negarse (porque lo es, ¿no?), que cómo no ir si
ahí se va usted a encontrar con… con… con otros!Y, dicen los
anfitriones, no es un encuentro para ver quién gana y pierde, o para ver
quién es más fuerte y más débil, o quién sabe más y quién menos, o para ver
quién es más una u otra cosa. Es un encuentro, dicen los anfitriones, un
encuentro para… para… bueno, los anfitriones dicen que hay que asistir
al encuentro para averiguar qué es lo que vamos a encontrar, así que hay que
ir al encuentro que clarito dice que es por la humanidad, y esa señora se lo
merece todo, y es contra el neoliberalismo, y ese engendro también se lo
merece todo.
Y entonces usted no tiene más que agarrar su cepillo de dientes, un peine y
unas pantuflas, y la persona que lo va a despedir le pregunta para qué son
el cepillo de dientes, el peine y las pantuflas y usted dirá, con toda
seriedad, que la invitación decía claramente que había que asistir con
cepillo de dientes, peine y pantuflas y por algo será que lo ponen en la
invitación y claro se ve que la invitación es muy seria y, para que no haya
dudas, revise usted su equipaje para confirmar que lleva el cepillo de
dientes, el peine y las pantuflas y seguro usted se va a preguntar para qué
diablos necesita un cepillo de dientes, un peine y unas pantuflas en las
montañas del sureste mexicano y tenga cuidado de no expresar en voz alta esa
pregunta y mejor apúrese porque su
barco-avión-autobús-bicicleta-triciclo-patineta-o-lo-que-sea está por partir
y sería una lástima que usted se perdiera este encuentro, no sólo porque es
absurdo perderse un encuentro que es para encontrarse y no para perderse,
sino porque entonces no podrá saber usted nunca para qué diablos necesita un
cepillo de dientes, un peine y unas pantuflas en las montañas del sureste
mexicano y usted se acuerda de que esos zapatistas habían pedido llevar al
encuentro continental unos papelitos de colores y un hilo, pero ya se ve que
este encuentro es intercontinental y más serio porque ahora piden un cepillo
de dientes, un peine y unas pantuflas y los servicios de inteligencia
militares y policiacos (que por lo regular brillan por su falta de
inteligencia) ya están estudiando qué tipo de armas y explosivos se pueden
construir con miles de cepillos de dientes, peines y pantuflas y…
­Un momento! ¿Dijo usted “miles”?­Sí, miles, tal vez los zapatistas
planean poner en crisis los mercados financieros de los cepillos de dientes,
los peines y las pantuflas, o…
­Un momento! ¿Quiere decir que los zapatistas están invitando a miles de
personas al encuentro intercontinental etcétera?­Claro que no! En realidad
los zapatistas están invitando a millones, pero últimamente su popularidad
está a la baja, así que se espera poca asistencia…
Es comprensible que usted sienta una ligera inquietud cuando lea lo de
“miles”, pero ya está usted viajando en su
barco-avión-autobús-bicicleta-triciclo-patineta-o-lo-que-sea y arriba el
cielo parece que le dice que sí, que tal vez sí hay mañana…
Para esto, usted ha checado ya que lleva consigo la ponencia que preparó
para cualquiera de las cinco mesas que, clarito lo dice la invitación,
deberían llamarse…

Modestas propuestas para cambiar el mundo o cómo acabar con el
Neoliberalismo de una vez por todas, en cinco mesas de trabajo
intercontinentales.

Mesa 1.- ¿Qué política tenemos y qué política necesitamos?
En esta mesa de trabajo pueden haber temas como el de El Poder global, ¿qué
puede y qué no? o ése que se llama Un mundo ancho lleno de pequeños
nosotros. Caben ideas Contra la dictadura, ¿partidos políticos, lucha
electoral, otras formas de lucha? Y también sobre Los muros que levantó la
caída del muro de Berlín, o lo mucho que nos falta por aprender, o ¿Qué
hacer con las ideologías? Propuestas para ordenarlas, archivarlas,
guardarlas y renovarlas. Se tramitan entierros. Ahí puede usted preguntarse
De resistencia a resistencia, de tú a tú, ¿cómo vamos a resistir todos
nosotros al neoliberalismo? Y reflexionar sobre El poder, ese problema. Por
un mundo donde se mande obedeciendo, lo que lo llevará a discutir La lucha
autogestiva, la sociedad que se organiza y el muy importante tema de Nuevas
formas de hacer y decir la política. Incluso se podría hacer un Panel: La
verdadera democracia, ¿es una libertad de elección?, ¿de compra?, ¿o es una
libertad de conciencia?, ¿de opinión? ¿O quién toma las decisiones?

Mesa 2.- La cuestión económica: historias de horror.
Esta mesa de trabajo es, en efecto, de horror. Porque aquí podremos
responder, Si el neoliberalismo es nuestro enemigo común, ¿de qué manera
particular lo padecemos? Aquí es posible que salgan Explicaciones útiles de
qué es el neoliberalismo o cómo desenmascarar, entre todos, sus múltiples
caras, o aquello de El traje nuevo del emperador o el poder desnudo. Y,
puesto que ésta es la mesa de economía, es preciso ver el problema de La
deuda. ¿Quién le debe a quién? ¿Cuándo pagarán las grandes empresas, los
bancos y los gobiernos las riquezas saqueadas en el planeta a los pueblos
que siempre salieron perdiendo? Los horrores no son pocos, ahí tiene usted
eso del Libre comercio, ¿de las cadenas? La explotación de exportación, o
aquello de La dictadura del mercado libre: la barbarie neoliberal. Y qué
mejor horror que Un paseo por el mundo de los negocios: La industria de la
guerra y sus mercados. Narcotráfico: El poder que es. (La legalidad como
espejismo de la realidad virtual). La legalidad administrada por
delincuentes. Robo de recursos naturales (petróleo, uranio, agua, luz,
selvas, desiertos, polos, ríos, lagos océanos, seres humanos). El negocio de
la salud. La corrupción como instrumento superior de la economía. En
economía también hay realidad virtual, ahí tiene usted Los indicadores
macroeconómicos ¿mitos geniales de la tecnocracia? Además, ¿Qué hacer con el
dinero? Podemos ver, por ejemplo, ¿La sustentabilidad? Vías alternativas de
producción, de comercio y otros intercambios, de política fiscal y
humanismo. Será esencial saber de quién es La responsabilidad de la pobreza
actual en la mayor parte del mundo, (tal vez de El capital financiero, el
reino de la usura) y ver Cómo conseguir que las políticas económicas
consideren la dignidad humana, así podríamos idear Estrategias para un
combate definitivo contra los aranceles del pensamiento y acabar con La
avaricia: madre de todos los esclavismos. Habrá que preguntarse si la
solución es La optimización de la pobreza, ¿qué la riqueza no alcanza para
todos? y no olvidar La caída de Europa del Este en la economía de mercado y
los nuevos muros de la pobreza. Por supuesto que haremos un Panel: La
política económica al servicio de los pueblos, y no al revés. Tal vez es
cierto eso de que Lo pequeño es hermoso: Nueva visita a los viejos
conceptos.

Tema 3.- Todas las culturas para todos. ¿Y los medios? De las pintas al
ciberespacio
Y, si las culturas son para todos, entonces es necesaria la Libertad de las
palabras y gritar, ¿por qué no?, Larga y hermosa vida a todas las lenguas
del mundo!, que es otra manera de puentear Poesía y revolución. Y, ya que
estamos en puentes y arcoiris, hablemos de colores y veamos si Black is
beautiful. Ya sabemos que usted piensa entonces en el jazz y el blues, pero
queremos hablar de La música de todos. Los sonidos del planeta. La industria
del rock y las vías numerosas de liberarlo y construir un gran Escenario
especial para los hermosos sonidos de la música que sea, que sea música y
nos vaya a alegrar los corazones. Bailes, trances, audiciones. Se invita a
todos los instrumentos naturales que suenen bien. Pero la cultura no es sólo
música y palabras, también hay que incluir Las representaciones visuales de
la realidad. Artes plásticas fijas y en movimiento. Grabado y video, pintura
y cine, escultura y representación interactiva, claro, sin olvidar El gran
teatro del mundo y los pequeños teatros que lo rodean. Habra que tomar en
cuenta La filosofía y los pueblos y, por supuesto, los temas que se refieren
a Ciencia, crecimiento y libertad: El know how para la paz de todos; la
ciencia no es una religión; todos los caminos que llevan a la salud general
y personal son buenos; que el avance científico obedezca a las necesidades
de los pueblos. Es necesario reconocer que hay Resistencias creativas contra
el sometimiento cultural. Ladrillos para lapidar las hegemonías (medios
alternativos), y que hay que reivindicar El derecho al deleite, al trabajo
libre, a la pereza, al plagio agradecido y generoso. Otro tema es el de Los
Intelectuales
a/ante/bajo/cabe/con/contra/de/desde/en/entre/hacia/hasta/mediante/para/por/según/sin/so/sobre/tras
el Poder. Claro que esto no es todo. Es imprescindible referirnos ya a los
medios y al tema de la comunicación y eso es muy grande. Usted estará de
acuerdo en que algo importante es la relación entre Los medios y la
información: Si la realidad es rentable, entonces es. La verdad como
mercancía. Así que prepare su bolsillo para ir al Supermercado de la
comunicación, ¿cuánta verdad y cuánta mentira compra usted? Pero no se trata
sólo de gastar, Aprendamos a ganar espacios. Los medios no lo pueden todo.
Una mentira repetida mil veces sigue siendo una mentira. Busquemos nuestra
Tecnología y poder: La supercarretera de la información como camino de la
libertad. Máquinas que los pueblos puedan amar (el conocimiento es poder,
poder para la gente). Veamos si es posible pensar en Los medios masivos al
servicio de las artes y no al revés, tener Una televisión a la altura de la
inteligencia, ver que se encienden los reflectores e iluminan La sociedad
del espectáculo: manipulación o liberación. Un mundo donde todos se
diviertan. Claro que será más cómodo en La casa del hombre y la mujer: temas
de arquitectura y urbanismo. Ah!, y no olvide que Las paredes hablan:
graffiti, muralismo. Muchos pensarán que todo esto no es más que Ciencia
ficción o intuición futurista. Realizaremos, no lo dude usted, un Panel: La
globalización de la cultura: ¿unificación o diferencias en armonía? Todas
las culturas para todos, y abriremos una Ventanilla especial para la
recepción y demostración de idiomas: se invita a todas las lenguas escritas
y habladas. Si no acuden en persona los hablantes, pueden mandar cartas,
casetes o inundar el correo electrónico. La liberación de Babel.

Tema 4.- ¿Qué sociedad que es no es civil?
Así que, ¿por qué no mejor que la organicen los civiles y no los políticos o
los militares? Para esto Nunca más un mundo sin derechos humanos. Una
sociedad que tenga garantizado El derecho al placer y el derecho a la
diferencia, ama como quieras, en el que tengan su lugar Todas las
liberaciones: Gays y lesbianas, y también, claro, lo tengan Las Mujeres y el
feminismo, luchas que no acaban. Ser Mujer, ¿placer o dolor? ¿Una vida digna
con igualdad de oportunidades en el trabajo, la política y la cotidianidad?
¿Qué une a las mujeres del mundo? Opresiones Múltiples y Múltiples
Rebeliones. No olvidar la anacronía del Poder y Patriarcado. Darle su lugar
a lo nuevo, a la esperanza, y a las Cosas de niños. Tenemos que hablar de La
chinga de ser joven en las ciudades y en el campo, y también de La tercera
edad: sus derechos de antigedad, respeto a los mayores. El terror moderno
nos une a Los sin tierra, los sin casa. Experiencias de invasión,
expropiación y recuperación. Cómo recuperar el terreno perdido, en todos los
terrenos. Y, con todos, queremos Un mundo con educación para todos. La
educación como práctica de la libertad. Escuela en todos los idiomas. Y hay
que escuchar a todos, a Las religiones, fanatismo y dominación, tolerancia y
liberación, hablar de La conservación de la naturaleza, o sin ella se
cancelan los futuros. Habrá que tocar temas dolorosos, como el de La
experiencia del exilio político y económico. Los exilios interiores. También
de Presos políticos, cárceles, manicomios y otras castraciones, de Mujeres,
hombres y niños en el mercado del sexo, sin olvidar El Sida y otras
epidemias del Neoliberalismo. Los seropositivos, los nuevos excluidos. Y de
aquí ir a La Salud y la alimentación, gratitudes y rencores del cuerpo
humano. Sería muy bueno un Panel de Nuevas formas de organización civil.
ONG’s: lo bueno, lo malo y lo feo. Resistencia civil: barrios, pueblos,
ejidos, regiones. El sindicalismo, el derecho a huelga y otras antiguallas.
De la explotación del hombre por el hombre a la propiedad del trabajo y sus
productos.

Tema 5.- En este mundo caben muchos mundos.
Más acá de la fronteras, Más allá de las fronteras, camina el horror: la
Guerra civil: ¿Cómo evitar el infierno? ¿Cómo salir del infierno? Serán
necesarias Nuevas alianzas entre organizaciones, pueblos y naciones. O para
ser uno mismo sin estorbar ni ser estorbado, amarrar Nuevos nudos para las
cuerdas ancestrales. Tal vez es posible Vivir en tierra propia o ser
extranjero sin lamentarlo. El mañana no debe ser de Genocidio, etnocidio y
otras pestes, hagamos un espacio para Las identidades recobradas a fin de
siglo: nuevos retos para la lucha popular, y pensemos en las Nuevas
identidades. ¿Vuelta al pasado? Poco a poco se abre la posibilidad de El
futuro plural, o cómo debemos entender la igualdad en el siglo XXI, ver a
todos lados y reconocer los Usos y costumbres comunitarios. Su capacidad de
novedad. Son seres vivos, no los fósiles que quisiera la propaganda del
poder global. Las resistencias en el mundo logran un Panel especial al
servicio de todas las civilizaciones y culturas que no piensan morir aunque
las maten y un Gran panel contra el racismo, la marginación y las fobias
contra los seres humanos diferentes. Indígenas de América, de Europa, de
Oceanía, de Africa y de Asia. Sociedades mayoritarias, mestizaje,
migraciones. Exponga libremente su diferencia.

Abriremos, no lo dude usted, una Ventanilla especial para propuestas y
experiencias locales que tengan interés universal: luchas de autonomía, de
liberación nacional, de recuperación de territorios, de derechos políticos,
lengua, etcétera. Y creo, tendremos que llegar a Propuestas de acción
conjunta…NOTA: Es natural que usted se sienta ligeramente indispuesto a
pesar de la agradable presentación del improbable temario de las distintas
mesas. No preocuparse, en cada mesa de trabajo habrá un apartado especial
llamado “Todo lo demás” donde, es seguro, está el tema que usted ve que
falta (así que no es necesario que escriba esa carta de protesta que ha
comenzado). Además, es seguro que el día de inicio del encuentro ya
tendremos un temario más serio.
Y sí, se ve que usted está contemplado y usted leyó en la invitación que en
el encuentro cada quien se encuentra con lo que tiene: rollo, rola, pintura,
teatro, cine, video, circo, maroma, danza, o lo que sea. C’est á dire, se
pueden presentar con un documento, una canción, una pintura, una obra de
teatro, un lo que sea, o sólo presentarse con su corazón como ponencia, y
usted sabe que habrá una mesa en cada uno de los Aguascalientes que los
zapatistas construyeron en las montañas del sureste mexicano y usted no se
preocupa por dónde quedan esos Aguascalientes porque la invitación dice que
hay uno en Oventic, otro en La Garrucha, otro en Morelia, uno más en Roberto
Barrios y el otro uno en La Realidad y la invitación dice que son los
nombres de cinco comunidades indígenas chiapanecas y es seguro que llegando
a México alguien le dirá a usted a cuál comunidad le toca asistir y le dará
un mapa con muchos puntos, rayas y flechitas de colores que, por supuesto,
no sirven más que para confundirlo y, para remediar la confusión, alguien
irá con usted y le mostrará el camino y en realidad lo que le preocupa a
usted es qué quiere decir eso de Aguascalientes pero estos zapatistas
piensan en todo y en la invitación viene una posdata que es un glosario de
términos y ahí se lee clarito que los Aguascalientes son una mezcla de
barco-submarino-avión-carreta-puente y uno no se imagina qué forma tendrá
esa mezcla sobre las montañas del sureste mexicano, pero tranquiliza saber
que hay una definición para Aguascalientes y hay más definiciones, como la
que dice:Esperanza.- La esperanza es como la vía donde rueda el tren. Todos
saben que ahí está y para dónde va, pero se van quedando en las distintas
estaciones que hay en el camino. Sólo el maquinista sigue hasta el final,
sabe que el camino terminará ahí donde los rieles se unen en un punto.
Mientras tanto, no habrá descanso.

Y usted está contento porque ha leído, en los cables noticiosos, que el Sup
le hizo caso al Juan o a la Mara y entonces invitó a San Juan de la Cruz, a
Foucault, Liechtenberg y Rabelais, que, lo aseguran todas las agencias
serias, confirmaron su asistencia el Shakespeare y el Cervantes. Que el
Cervantes espera encontrar el brazo que la guerra le robó en Lepanto y el
Shakespeare la oportunidad de abandonar el clóset al que lo arrinconó la
historia de la literatura universal.

Una agencia desconocida informa que se giraron invitaciones a los marcianos,
que nadie sabe a quién se parecen los marcianos, pero (aseguran la Mara y el
Juan) lo más probable es que se parezcan a sí mismos y el Juan, la Mara y el
Sup se pusieron de acuerdo, sin saberlo, en invitar a todos los que se
parezcan a sí mismos y no a otros.

Y usted va viajando y, sin quererlo, empieza a silbar ese tango que se llama
Balada para un loco y se imagina que bien puede ser el tema musical del
encuentro y usted se acuerda que se alarmó un poco al principio porque la
invitación clarito dice que sólo pueden asistir al encuentro los que estén
invitados y que se hayan acreditado a más tardar el 7 de julio de 1996 y,
antes de que usted lo pregunte, la invitación ya le está diciendo que se
puede acreditar en…

Europa: los comités, colectivos y plataformas de solidaridad, así como los
representantes de organizaciones sociales, políticas, no gubernamentales y
personalidades, se acreditarán a través de las Comisiones Nacionales para el
Encuentro Intercontinental de cada país. Estas Comisiones Nacionales harán
público, en su oportunidad, los datos de sus centros de acreditación.

USA: ­Comisión Nacional para la Democracia México-USA.
­Comisión de Enlace Internacional en México.

Canadá: Comisión Nacional para el Encuentro Intercontinental.

Latinoamérica, Asia, Africa y Oceanía: ­Comisión de Enlace Internacional en
México.

México: Comisión de Enlace Nacional.

Y usted ya se acreditó y ya va rumbo a México con un claro objetivo:
descifrar el misterio que encierran los miles de cepillos de dientes, peines
y pantuflas convocados para encontrarse en las montañas del sureste
mexicano, y, créamelo usted, no hay nada más tranquilizador que tener bien
claro el objetivo de un viaje.
Entonces, ¿lo esperamos?

MODELO C
Invitación-convocatoria Confusa (para engañar al enemigo).
Este… o sea… es decir… no sé… ¿qué tal si…? tal vez en… puede
ser el día…

MODELO D
Invitación-convocatoria Abreviada (para quienes tienen prisa).
Encuentro Intergaláctico. Stop. Usted invitado. Stop. 27 de julio a 3 de
agosto. Stop. Año 1996. Stop. Montañas sureste mexicano. Stop. No falte.
Stop. Fin y Stop.

MODELO E
Invitación-convocatoria Excluyente (para gorrones, policías, orejas y
colados).
Usted no está invitado. No venga. Ni se le ocurra.
***

Cualquier imprevisto no contemplado en esta invitación-convocatoria será
resuelto, eso esperamos, de alguna forma.

Es todo. Esperamos que asista usted al Encuentro Intercontinental por la
Humanidad y contra el Neoliberalismo.
Vale. Salud y apúrese! La historia tiene prisa (dicen).

Desde las montañas del sureste mexicano.
Subcomandante insurgente Marcos.
México, mayo de 1996.

PD QUE TRATA DE REMEDIAR LA FALTA DE SERIEDAD DE TODO LO ANTERIOR.

BASES PARA PARTICIPAR EN EL ENCUENTRO INTERGALACTICO.
(La convocatoria, pues).

I.- El Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el
Neoliberalismo tendrá lugar entre el 27 de julio y el 3 de agosto en los
Aguascalientes zapatistas ubicados en La Realidad, Morelia, La Garrucha,
Oventic y Roberto Barrios, en Chiapas, México.

II.- El derecho de acreditación se obtiene por invitación del EZLN. A cada
país, incluido el país anfitrión, se le asignarán un número limitado de
invitaciones. Los centros de acreditación serán los siguientes:
Europa: los comités, colectivos y plataformas de solidaridad, así como los
representantes de organizaciones sociales, políticas, no gubernamentales y
personalidades, se acreditarán a través de las Comisiones Nacionales para el
Encuentro Intercontinental de cada país. Estas Comisiones Nacionales harán
público, en su oportunidad, los datos de sus centros de acreditación.

USA: ­Comisión Nacional para la Democracia México-USA.
­Comisión de Enlace Internacional en México.

Canadá: Comisión Nacional para el Encuentro Intercontinental.

Latinoamérica, Asia, Africa y Oceanía:­Comisión de Enlace Internacional en
México.

México: Comisión de Enlace Nacional.

LOS INVITADOS ESPECIALES SE ACREDITARAN A TRAVES DE LA COMISION DE ENLACE
INTERNACIONAL. Información Paulina Fernández C.

III.- La fecha límite de registro y acreditación para todo el mundo es el 7
de julio de 1996. El refrendo en México de todos los asistentes acreditados
se hará del 20 al 26 de julio.

IV.- En el momento de acreditarse, cada asistente deberá inscribirse en una
de las cinco mesas de trabajo, según su interés y decisión. Habrá una sola
mesa de trabajo en cada Aguascalientes.

V.- Se propone que en todos los países participantes, incluido el anfitrión,
se realicen, dentro del marco del Encuentro Intercontinental, diversas
actividades culturales y políticas, como conciertos, foros, cine, teatro,
video, foto, pintura. Cada comité de solidaridad en el extranjero promoverá
dichas actividades en su país, antes, después o durante el evento central
del encuentro, según sus posibilidades. En México, una Comisión Especial se
encargará de organizar actos paralelos en diversas ciudades de la república.

Desde las montañas del sureste mexicano, por el Comité Organizador del
Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el
Neoliberalismo-México.

Subcomandante insurgente Marcos.

México, mayo de 1996.